martes, 27 de mayo de 2014

¿Necesitamos formarnos para practicar Kayak de Mar?

Este deporte es "algo más que un deporte". Vale, ya se que es una frase muy manida, pero lo creo sinceramente. A diferencia de las disciplinas de competición (el KDM también tiene esa faceta), donde hay toda una infraestructura de soporte, cuando estamos de travesía (incluso dando un paseo) los elementos de seguridad (tanto preventivos como activos) dependen exclusivamente de nosotros, por no hablar de otras cuestiones también fundamentales y ligadas al conocimiento del medio y destrezas, que debemos dominar.


Las actividades físicas que se llevan a cabo en el medio natural (llamadas de aventura) requieren de una capacitación técnica y de un bagaje de conocimientos, para desarrollarlas adecuadamente. El entorno, muchas veces es hostil y siempre "no controlable" por nosotros, por lo que debemos disponer de las capacidades necesarias para ser dueños de la situación en todo momento. Hay que realizar una correcta planificación de nuestras rutas, tener planes B, y garantías de superar problemas e imprevistos, que inevitablemente aparecerán (es una cuestión de simple estadística). 


La experiencia es un elemento básico, pero en mi opinión no es la vía adecuada para obtener los conocimientos necesarios. Sobre todo si se adquieren de manera autodidacta. Se tarda demasiado y se fijan muchos "vicios".

 
Lo primero que deberíamos saber, de entrada, es nuestro nivel en KDM. Ya en alguna ocasión se ha tocado el tema en este blog. Lo segundo, actuar en consecuencia: practicar Kayak de Mar de acuerdo a ese nivel, sin sobrepasarlo. No navegar solo si no somos autosuficientes, ni meternos en "fregados" que superen nuestros recursos técnicos o conocimientos.
 


Si se quiere avanzar rápido y en la buena dirección, lo adecuado es formarse con profesionales capacitados. Afortunadamente esto ya se está regulando y hay gente muy capaz y con larga experiencia que ahora ya tiene respaldo normativo tanto para la formación como para el guiado.




El ir aprendiendo de manera ordenada y segura da la confianza necesaria para sentirnos mejor en la mar y poder plantearnos metas cada vez más ambiciosas. Junto con lo anterior, el tener una buena forma física es fundamental, este puede ser un deporte muuuuuuy duro, que nos exige muchas veces apretar los dientes.