jueves, 5 de octubre de 2017

¿Varios kayaks o un kayak?

Tengo amigos que necesitan un garaje solo para guardar sus kayaks. 


Es verdad, que dependiendo del tipo de navegación, la embarcación ideal es muy distinta, no es lo mismo ir a coger olas o jugar entre rocas, que competir en aguas abiertas o ir de travesía en autosuficiencia un mes cargando todo el equipo. 

 Mi problema como el de la mayoría, es que me gusta hacer de todo. 

 






 

La vida es una sucesión de etapas, en las que nuestros intereses y prioridades van cambiando, tanto por nosotros como por nuestro entorno. Si esto lo trasladamos al deporte, la gente inquieta que le gusta la actividad en el medio natural acaba con un montón de juguetitos, desde los patines en línea y el material de montaña, de escala, de acampada, de ski, la bicicleta (una para monte y otra para carretera), las cosas de bucear ...  hasta el velero ... una locura vamos... 

Con el tiempo, he ido comprendiendo que el que mucho abarca poco aprieta (eso lo saben bien los que se dedican en serio a la competición), y he ido limitando las cosas que hago en materia deportiva. Además, siempre he sido de espíritu minimalista y eso ayuda. Considero que la sencillez es un plus y utilizo este modo de pensamiento para todo. Además en mi momento vital, que ya me he serenado un poco, focalizo mi actividad solo en aquello que me ayuda a ser feliz, y que me es accesible.

Vamos a centrarnos en el tema pues. Los kayaks llevan conmigo mas de un cuarto de siglo, bastantes de esos años dedicándome "en serio" y he navegado en muchos, eso si, siempre en mar. En la mar, como hay que llamarla si realmente eres un navegante. Por lo que he puesto arriba, ya se habrá deducido que soy más de "un kayak" para todo que de "varios kayaks" uno para cada cosa. Entendiendo esto, con las limitaciones que ofrece la opción de la polivalencia, en los usos extremos.  Bueno, entonces ¿que tipo de kayak de mar?


De acuerdo a las tendencias actuales, en mi opinión podemos clasificar los kayaks de mar en estas categorías de por su eslora y forma del caso:
  • Ocean play. Sobre los cuatro metros. Cortos, y con mucho rocker sin ser kayaksurfs son muy divertidos, rápidos en las maniobras y lentos en el deslazamiento (rutas). 
  • Versatile play.Ya son más largos, algo mas de cuatro metros y medio con bastante arrufo aún. Mantienen una muy buena maniobrabilidad y además se defienden en travesías cortas.  
  • Short expedition. Sobre los cinco metros. Con una buena línea de agua, por su eslora son maniobrables y seguros. Polivalentes.
  • Long expedition. Cinco metros y medio o un poco menos. Menos maniobrables aunque muy marineros, gran capacidad de carga y rápidos.
  • Fast expedition. A partir de cinco metros y medio, casi toda su eslora es mojada. Volumen desplazado a proa. Necesitan timón para dirigirlos. Muy rápidos.
  • Greenland. Los auténticos diseños tradicionales, sin demasiado rocker y largos. Tienen cubierta muy baja. Pefectos para esquimos y maniobras esquimales, con poca capacidad de carga e incómodos para navegar con mala mar (son kayaks húmedos).
  • Kayaksurf y Surfski. Estos no son kayaks de mar, pero los pongo aquí porque se utilizan para la competición en mar, extreman las virtudes y medidas de los ocean play y fast expedition respectivamente.Los primero tienen el casco plano y manga generosa y los segundos casco redondo y manga exigua.
Por supuesto, cada categoría además de lo descrito tiene un montón mas de características propias, volumen, manga y otras también importantes, pero valga lo dicho a efectos de la clasificación.   
Los guías/instructores necesitamos un kayak polivalente, que sea seguro y que nos de todas las garantías. Por ello, para mi, la mejor opción estaría entre los versatile sea play y los short expedition. Si además haces frecuentes travesías, como es mi caso, mejor el segundo.


El kayak que uso actualmente es el Neutrón N49 de mi patrocinador Fun Run. Estas son sus características.




Los kayaks polivalentes cercanos a los 5 metros son una estupenda opción para los minimalistas.

sábado, 30 de septiembre de 2017

"Prisa mata"

La primera vez que pasé por Chauen (Shifshawen), hace ya un montón de años, fue cuando conocí esta frase, absolutamente simple y genial.


De vez en cuando merece la pena relajarse y disfrutar ................ sin más. Hoy era unos de esos días, buen tiempo, temperatura suave.....  perfecto para un tranquilo paleo mañanero dentro de la bahía.


Itinerario triangular, Caleta /Fuentebravía/Puerto Sherry/Caleta, 12 millas. Pongo enlaces (letra color naranja) en algunos puntos de paso, para quien quiera ampliar.



 Mar plato, rumbo directo hasta Fuentebravía, pasando por el bajo de Las Puercas


Dejamos la boya cardinal N que marca el bajo de la Galera a estribor. Si hay una palabra que define la sensación del desplazamiento de la embarcación sobre el agua esta mañana es ... suavidad...




Llegamos a Fuentebravía, justo al lado empiezan los terrenos y aguas de la base militar de Rota, que tienen limitaciones en acceso y navegación.



Desde aquí viramos al sudeste.



Llegamos a las ruinas del antiguo castillo de Santa Catalina, una de cuyas murallas da nombre a la playa.



En poco tiempo estamos en Puerto Sherry.



Desde aquí rumbo directo La Caleta.



La brisa se va levantando, por lo que se inicia el procedimiento de salida a la regata de cruceros que había programada para hoy. La situación de la línea me permite pasar a sotavento de la flota.



Mi rumbo va paralelo al de los ferrys rápidos Cádiz - El Puerto

 

Ya estamos frente a las murallas gaditanas


 .... y en un ratito ... en casa.


Tres horitas de disfrute.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Gamboa, en el corazón de la sierra de Aralar.


De nuevo por la montaña guipuzcoana, hoy toca la ascensión a una cumbre poco frecuentada y escondida, cuya aproximación por el valle de Arritzaga, nos adentra en el macizo por la vía de los pastores que acceden con el ganado a los pastos de altura en verano. Bonito recorrido con contenido etnográfico.

 
El inicio se realiza desde Amezqueta, y el recorrido utiliza parte de los senderos PR GI 206 y GR 121, para dejarnos en la falda de nuestra cima.

 
  
El puente de Berazeaga.


Dura subida entre avellanos, pinos y hayas.

Aviso a caminantes.

 



 Bizutsako saltoa.


 Vamos junto al río que tiene gradas con saltos de agua y pozas de agua limpia.



Pasamos por la abandonada explotación minera de Burutzuzin, donde se ha extraído cobre durante muchos años, hasta mediados del siglo pasado.




 

Llegamos a la majada de Arritzaga, con sus instalaciones para el pastoreo en verano. Aquí cruzaremos el río, pasando a su margen izquierda.


Abrevadero de Pardeluts, estamos a algo más de 1000 m sobre el nivel el mar. Aquí dejamos el GR que sigue hacia Igaratza, por el valle.


Nosotros ganamos cota subiendo directos a la búsqueda del collado y la loma cimera, que desde abajo no se ve, la cumbre esta bastante escondida. De hecho aún nos queda por superar un desnivel de 400m. 
 
 


Cuesta de vacas... o de bastones..!


Aralar, en un día claro y cálido de Septiembre. Que belleza!



Ya estamos casi arriba



Cumbre, poco más de 1400 m.


Tenemos una buena vista de toda la sierra. Cerca destaca el Txindoki, que ascendimos en su momento, si te interesa, pincha aquí.


Es el momento de reponer fuerzas, tortilla de patatas con pimientos fritos, empujados con tortitas de arroz bañadas en chocolate negro, ver quién lo mejora..!


Desde el inicio, han sido 1100 metros de desnivel positivo. Volveremos por el mismo itinerario, así que otros 1100,….. ahora para abajo. Lo bueno de estas ascensiones, en las que la cuesta arriba es constante desde principio a fin, está en que la bajada es lo mismo pero al revés.

Un par de colegas que viven allí.