jueves, 23 de octubre de 2014

Endureciéndonos la vida

Experimentando.... en mis tiempos de mountainbiker ya estuve cambiando entre horquilla rígida y de suspensión. Aunque al final la suspensión ganó .....  porque la tecnología las ha hecho ligeras y sobre todo bloqueables a voluntad con un simple movimiento.



En mi kickbike, orientado al cross-country, hasta ahora siempre he usado suspensión. Aprovechando que ando con cambios voy a probar una temporada una buena horquilla rígida, a ver las sensaciones.



Hoy día no es fácil encontrar horquillas rígidas ligeras para ruedas de 26", sobre todo si la quieres para frenos V-Brake y no para disco.  Esta es de aluminio triconificado y pesa sobre 700 gr, una vez cortado el tubo a medida de la dirección. Lo más importante de una horquilla rígida es que debe estar "compensada" es decir disponer de medida eje-corona similar a esta medida en la horquilla de suspensión estando el piloto sobre el aparato.  De esta manera se mantiene la geometría del cuadro y la distancia entre la plataforma y el suelo (más alta en los kickbike de campo que en los destinados a carretera),  para salvar los pequeños obstáculos.


Soy un fan de la simplicidad, creo que en ella radica el éxito de muchas cosas, así que a ver que tal funciona.. está claro que llaneando y en subidas irá mejor... en las bajadas habrá que ir "fino"...