jueves, 15 de enero de 2015

Doble cartografía

Los navegantes marinos utilizamos como soporte de nuestras travesías la carta náutica, como no puede ser de otra manera, ya que es ahí donde encontramos la información necesaria para planificar y apoyar nuestras rutas.


Sin embargo, los kayakistas somos unos navegantes particulares, como consecuencia de la manejabilidad de nuestra embarcación, tanto en el agua como en tierra, que nos permite embarcar y desembarcar en lugares en que otros barcos no pueden.



Cuando planificamos nuestras rutas o cuando decidimos hacer un desembarque no planificado, es fundamental disponer también de datos de tierra, para ver si esa playa o cala tiene acceso de alguna vía de comunicación, camino etc, así como la distancia a poblaciones o servicios concretos, como el transporte público... por ejemplo.   No sea que nos encontremos con complicaciones para salir de ahí por tierra, o recibir apoyo.

Personalmente, llevo en mi funda estanca por un lado la carta náutica, y por el otro, el mapa topográfico, de la misma zona y en la misma escala. Con esto estamos perfectamente cubiertos.