jueves, 26 de febrero de 2015

Cámara nueva

Ya tocaba ..... tras mirar lo que hay en el mercado y consultar con los que saben al final ha caído la Olympus Stylus Tough TG-3.


Antes ........ me preocupaba de la calidad de las fotos que hacía. Con mi Nikon FM2 totalmente manual y mecánica, realmente disfrutaba trabajándome el resultado. Era la época de la fotografía química, en la que cada foto costaba una pasta, especialmente si tirabas diapositivas. Antes ......... me dedicaba intensamente a la montaña, las cámaras reflex tenían el volumen y peso correspondientes. En altitud, con unos cuantos grados bajo cero, tenía su cosa colgarte de los piolets y quitarte los guantes para sacarle la foto a tu compañero de cordada, mientras calculabas la apertura y velocidad adecuada a la luz que te marcaba el fotómetro. Y por supuesto, era un aficionado del montón. 

 
Pero las cosas cambian. Personalmente ahora ....... valoro sobre todo el momento y lo que te transmite una fotografía. No tiene que ser perfecta técnicamente, pero hay que tomarla haciendo las cosas que te gustan. Y ahora ....... me dedico de lleno al kayak de mar, por lo que la cámara debe ser compacta, sumergible, y fácil de manejar. Además es bonita ¿no?

No voy a entrar en los detalles técnicos, en la red hay un montón de análisis pormenorizados, pero me gusta especialmente su luminosidad, alta para una compacta deportiva, que soporta 15 metros bajo el agua, y es antigolpes. Además incorpora GPS y WIFI, con una calidad aceptable de video.  No es demasiado trasto, pesa un cuarto de kilo y aunque es un poco más grande que una compacta de acción tamaño mini, la puedo sacar con una mano del bolsillo, encenderla y disparar sin soltar la otra mano de la pala.....eso está bien.

Hoy mismo se ha venido al agua, ya ha encontrado su sitio en un bolsillo del chaleco. Las primeras fotos no han sido en alta calidad ..... pero me gustan....