viernes, 6 de febrero de 2015

Donde el día y la noche se unen

El comienzo de un nuevo día en una travesía, es un momento especial . El llegar de la luz invita a comenzar de nuevo, nos activa. Nos aporta estímulo para nuevas experiencias.

  
Sensaciones diferentes, no menos intensas; y si cabe más placenteras, nos regala el ocaso y la llegada de la oscuridad, que convierte la vuelta a tierra en un momento feliz.