viernes, 10 de abril de 2015

Convertir una pala en desmontable

Es normal que con el tiempo vayamos evolucionando tanto en nuestra practica, como en el equipo que utilizamos. Por otro lado, desarrollamos nuestras propias preferencias de material, la mayoria de las veces a la par que  nuestro entorno, que nos influencia, y otras de acuerdo a criterios mas individuales o acordes a nuestras necesidades personales. La evolucion de la pala es algo que nos ha afectado a todos. Una de las caracteristicas mas importante, es que hoy dia, una buena pala de mar es desmontable al menos en dos piezas. Esto facilita su transporte y estiba; en tierra o sobre la cubierta del kayak, aunque su principal ventaja no es esta, sino que el sistema de union nos permite regular a voluntad el angulo entre las hojas e incluso la longitud, en algunos dispositivos.

Tambien es recomendable disponer de mas de una pala, segun las condiciones de la mar o la actividad que hagamos cada dia. De mejor a peor estado de la superficie del agua, la longitud de la pala se acorta, al igual que el angulo.

Yo utilizo habitualmente Werner Cyprus, que para mis caracteristicas personales y tecnica de paleo va perfecta. Tengo dos medidas, y uso una de las dos dependiendo del estado de la mar. La otra, va de repuesto sobre la cubierta trasera.

De mis tiempos competitivos tengo una "Bracsa IV marathon" de una pieza, que como pala potente es magnifica para los dias que tenemos que hacer millas rapidas, si bien es peor para las maniobras, como es logico. Al no ser desmontable, no la podia llevar sobre la cubierta del kayak, por lo que habia dejado de usarla. He decidido recuperarla para tener una tercera pala de batalla.  
 
Para convertir una pertiga simple en una de dos piezas, unicamente necesitamos conseguir un sistema de union desmontable, que le sirva a las medidas (diametro interior y exterior) de nuestra pertiga. En el caso de la Bracsa, 27 y 29 mm respectivamente.
 
 

El distribuidor de Bracsa en España no suministra por separado el sistema, por lo que he utilizado el de Adrio, fabricante gallego de excelentes palas, que tiene identicas medidas y muy buena calidad (aunque no es barato).

El sistema es simple, una pieza mecanizada que ajusta sobre una de las mitades de la pertiga y que permite que un tubo de carbono corra por su interior, fijandolo con una palanca al angulo y longitud que nos interese.  
 
Hay que tener en cuenta que al embutir la pertiga en la pieza esta se alarga un par de centimetros. En mi caso he aprovechado tambien para acortar la dimension total de la pala, pues como he comentado ya otras veces, mi tendencia personal es usar palas cada vez mas cortas. 
 
 
 

Pasamos a la accion, comenzando por la unica operacion delicada, cortar el tubo de la pertiga para instalar el sistema. La opcion mas limpia y simple para hacerlo en el entorno domestico es utilizar un cortatubos sencillo de los usados en fontaneria, asegurandonos de la medicion del punto de corte.


 
Aprovecho para quitarle un buen trozo. He dejado la pala en una longitud total de 201cm, si bien el sistema permite alargarla varios centimetros mas si hace falta. 


Lijamos bien las terminaciones de los tubos.


Procedemos a pegar las dos piezas del sistema. El tubo interior de carbono en una de las mitades y la mordaza en la otra. El adhesivo de eleccion es el epoxy. Utilizo la presentacion comercial bicomponente Araldite.



Una vez pegado y seco, el aspecto final es muy bueno y el funcionamiento excelente.


He aprovechado tambien para acortar un poco el tubo interior, pues nunca voy a utilizar tanta prolongacion.