lunes, 18 de mayo de 2015

Variaciones sobre cinturones de remolque

La practica del remolque, es una técnica frecuente en el kayak de mar. Ya hemos hablado de ello por aquí antes.

Cada cual tiene sus preferencias, pero en cualquier caso lo importante es su funcionalidad. En mi caso, además de funcionar correctamente hay un par de características, muy importantes: la comodidad y la simplicidad.

Cuando paleas muchas horas, en condiciones de mar movida, no es bueno encontrarte incomodo con alguna pieza del equipo. En el caso del cinturón de remolque, al tenerlo en la cintura,  es frecuente que moleste al tropezar con la zona inferior del chaleco durante determinados movimientos. Es por ello que muchos de nosotros llevamos el cinto muy suelto, (pues la bolsa es solidaria con el) de manera que coloquemos la bolsa delante de nosotros sobre el cubre. Esto da una buena libertad de movimientos, pero cuando estas remolcando, al no tener ajustada la cintura, se pierde "tacto" con la línea.


Por otro lado, el volver a introducir la linea en la bolsa de manera rápida, también es clave en el uso de esta pieza.

Hay varias ideas de cinturones de remolque en el mercado, aparte de las que cada cual inventa. Son buenas ideas las propuestas por Jeff Allen o Manolo Pastoriza, pero creo que algo complicadas.

Aquí propongo una basada en la simplicidad, que en mi opinión es la mejor vía para reducir problemas, tras haber hecho muchos remolques, y no utilizar casi nunca opciones como la limitacion de la longitud del cabo, lanzamiento del mismo etc... 

Partimos de un cinturón simple, en este caso, es el arnés de un chaleco de aguas bravas, que en mar no se usa practicamente nunca. 


A este cinto le vamos a acoplar una bolsa sencilla de cabo de lanzar de aguas bravas, con 10 m de cabo.

 

Le retiramos el macarrón de pvc que da rigidez al asa de la bolsa (formada por el mismo cabo) y en el otro extremos hacemos una gaza de la misma longitud del asa anterior, donde fijamos el mosquetón de remolque. Importante colocar un bollarín para que mantenga a flote el mosquetón (el  cabo es flotante, de polipropileno). El bollarin lo situamos junto al nudo de la gaza, pues nos servirá además de tope cuando cerremos la bolsa. 


Hacemos dos costuras simples con hilo grueso de nylon en el cinto, de manera que forme dos ojales, uno para el asa del cabo y otro para colocar un anillo de cabo elástico de 5 mm. El conjunto queda así.

















Los hojales quedan mejor si se refuerzan con  tubo de pvc flexible. 

Hay que calcular bien la posición de estas dos costuras, para que queden en esta disposición, con la hebilla de suelta rápida del cinturón centrada en la parte posterior de la cintura.Cuando estemos remolcando la hebilla quedara delante. Este es el resultado.


La distancia de la bolsa al cinto la regulamos a nuestro gusto personal de manera sencilla, desplazando los nudos. El conjunto es muy simple y cómodo, con el cinturón ajustable de manera independiente a la situación de la bolsa. El mosquetón es muy sencillo de manipular, al igual que reintroducir el cabo, y no existe ningún material duro en el cinto que moleste en cualquier movimiento, o maniobra de rescate.