martes, 17 de octubre de 2017

Cantabria

La costa cántabra, como todo el litoral norte de la península ibérica es una maravilla, por su variedad, belleza y aspereza. Se puede recorrer en pocos días. Aprovechando que la semana pasada en Cantabria fue primavera nos fuimos para allá. Palee algunos días en solitario y otros con Ainhoa.



Creo que nadie tiene ya dudas sobre el calentamiento global, pero es que este Otoño no quiere entrar.
La ruta comenzó en Muskiz.
 

Al fondo se ven los aerogeneradores del largísimo espigón de entrada al puerto de Bilbao, estamos aún en Euskadi. Se ve claro que el sentido de la travesía es E-W.
 

Esta zona industrial nos sirve de referencia para saber que ya entramos en Cantabria.



Castro Urdiales siempre hermosa desde el agua.


 

Cuando estas solo te tienes que hacerte tu las fotos.. autoretrato creativo.






El área de Santoña








El faro del Caballo.



Muchas posibilidades de pasos interesantes.




En alguna otra etapa, sin embargo, ha habido que alejarse de la costa.



La llegada a tierra siempre es un buen momento.


Allá por donde pasamos ... dando espectáculo...


En algunas etapas he usado aeroguía en vez de carta, porque no la tenía. Son sistemas complementarios, pero en mi opinión la carta es insustituible, por su exactitud y la información relevante para la navegación.




Downwind hasta Santander... que disfrute. !
 

En las fotos, como siempre, no se aprecian las olas. Una buena manera de saber como está la mar es mirar lo mojada que llevas la gorra.
 

Peligros, punto de encuentro de kayakistas santanderinos.





En Suances movidito.





Algunos desembarques en puerto, para asegurar, porque las playas estaban batidas por olas grandes.

 



Concluimos en San Vicente de la Barquera, desde donde no hace mucho partimos para hacer la costa asturiana.


Nos vemos en el agua..!