lunes, 30 de octubre de 2017

Navazo Alto desde Villaluenga

El sábado, nos fuimos a la Sierra de Grazalema a subirnos a algún sitio, y nos decidimos por la cumbre principal de la Sierra del Caillo a la que da nombre este monte, aunque su denominación oficial es Navazo Alto. 


Rozando los 1400 m, desde la cumbre tenemos una estupendas vistas de muchos de los picos más importantes de la serranía gaditana y malagueña. Mirando al sur, divisamos Marruecos y sus relieves próximos al estrecho de Gibraltar.


El entorno kárstico de Villaluenga del Rosario, con sus cuevas y simas es un paraíso para los espeleólogos. Sin embargo por sus cumbres y cordales no es frecuente encontrarse con gente, por lo que esta es una zona perfecta para perderse.


Este pequeño pueblo, el más alto de la provincia gaditana, es conocido por sus excelentes quesos, los de cabra payoya tiene muchos premios internacionales y son un auténtico pecado.
 

En vez de ascender directamente monte arriba por la Sierra del Caillo, hemos decidido hacer una ruta en bucle, para alargar la jornada de pateo y disfrutar del increíble día de este extraño Otoño. 
 
Nos vamos de la población por el antiguo camino hacia Grazalema, para ir a buscar el puerto Navazos al que ascenderemos desde el área recreativa de las Covezuelas. Buena oportunidad para darle un vistazo a uno de los muchos aljibes de la zona que recogen el agua de lluvia. No hay que olvidar que por mucho que le pese a los del norte, aquí es donde más llueve de toda la península.


Ya nos vamos acercando a las grandes moles calcáreas.

 
Esta pequeña vuelta nos ha situado en las últimas estribaciones de la Sierra del Endrinal. Hay quien se lo pasa bien subiendo cuestas.


Tras pasar el puerto en poco tiempo llegamos a Navazo Hondo donde hay varias surgencias, que utilizan los ganaderos.


Más arriba ya en el poljé encontraremos otras surgencias que saben aprovechar los animales asilvestrados que campan por allí a sus anchas.
    

Eso de disfrutar más que un cochino en un charco es pura verdad..


Gente no hay, pero cuadrúpeos si ... y de varias especies.


Seguimos haciendo amigos.


Dejamos este alto valle, formado por la disolución de las calizas con sedimentos arcillosos. La Sierra del Endrinal ya queda más lejos, tras nosotros.
 

La subida es directa al Puerto del Ahorcado, para desde ahí continuar siempre en ascenso, por terreno pedregoso buscando la cumbre que se insinúa por ahí arriba.

 

Justo encima de Ainhoa destaca la cumbre cónica del Reloj que ascendimos no hace mucho.


Se divisa el vértice geodésico allí arribita.


En poco tiempo llegamos a la cumbre más republicana.


Foto de cima.


Sierra de Grazalema, excelente patio de juegos.


El descenso hasta el Puerto del Ahorcado lo hacemos por el mismo itinerario, y desde ahí bajamos al pueblo por la vertiente contraria a la que venimos. 



Bajadita de esas que machacan las rodillas, al menos hoy no vamos corriendo.


Bonitos tajos, de múltiples tonalidades y sus oquedades.



 Al poco llegamos al pueblo, a darnos un homenaje a base de queso payoyo.