domingo, 27 de octubre de 2013

La estiba

En las travesías largas, en las que debemos llevar equipo para muchos días, la organización del material en el kayak y la distribución de pesos es fundamental. 
Mi estilo de equipaje es minimalista, y sigo una norma autoimpuesta, aquel material que ha viajado conmigo dos veces seguidas sin usarse, no viene la próxima vez.  Cada vez traslado menos cosas, y me va bien, soy de los que le dan prioridad a la navegabilidad de la embarcación respecto a la comodidad  (sin llegar a extremos).
Partiendo de aquí hay un conjunto fijo de cosas que siempre llevaremos, ropa de agua, ropa de tierra, el equipo de seguridad, botiquín, neceser, iluminación, material de navegación, de comunicación, material de acampada y pernocta, cocina, víveres etc etc etc...... la lista es larga.        ¿Como estibamos todo esto? ...... hay tres elementos que guían el proceso: Peso, volumen y accesibilidad. 
En cuanto a su accesibilidad, hay cosas que van en cubierta o en la bañera, pues se utilizan durante la navegación (carta, compás, pala de respeto, bomba de achique, flotador de pala, bebida). Otras las llevamos en el chaleco (equipo comunicación, comida energética, navaja, cámara de fotos), o en el cilindro entre las piernas, si lo tiene el kayak.


Luego hay cosas que usaremos en las paradas del itinerario, que irán en el tambucho de día generalmente (comida, más líquido, ropa de abrigo...). El grueso del equipo irá en los tambuchos, de proa y popa. Lo más pesado debe ir lo más centrado posible, dejando lo más ligero en proa y popa (y que no tengamos que usar a lo largo de la ruta del día). Lo más pesado justo detrás de la bañera (salvando el tambucho de día claro). A mi me gusta llevar el equipo de acampada en el tambucho de proa (lo más pesado junto al tabique) de manera que para montar el campamento en la playa no sea necesario mover nada más. Para esto es básico llevar un equipo ligero (generalmente en estas cosas cuanto más ligero más caro) pero creo que es una buena idea invertir en ello.

Si no es así no podremos llevarlo en proa, porque para una adecuada navegación, la proa debe ir ágil sobre las olas. Aquí hilamos con el volumen también, un buen equipo técnico, además de ligero es poco voluminoso, pero aún así hay cosas que por su tamaño no podremos llevarlo más que donde quepan..... aquí no hay más remedio. También hay que asegurarse que el peso esté bien centrado respecto a la linea de crujía. Si ponemos cosas pesadas a un lado el kayak se inclinará con las olas.

Otra norma fundamental es estibarlo todo de manera ordenada por uso y en un sistema de almacenamiento estanco. Los sacos estancos de diferentes tamaños son lo más usado. Un truqui, al menos uno de ello (generalmente el más grande) debe disponer de un sistema de correas que nos permita llevarlo como mochila (muchas veces hay que desplazarse en tierra).

El pequeño material hay que llevarlo agrupado, otro truqui personal: yo uso para neceser, botiquín y equipo variado (pilas, frontal, cargadores...) cantimploras de HDP de boca ancha, prácticamente indestructibles y estanqueidad garantizada.

 
Un tercer truqui, es buena idea utilizar redes para la ropa mojada cuando la trasportamos en tierra, se va secando, no acumula olores etc...


Luego están las manías de cada cual, la mía llevar los crocs y una toalla ligera en el tambucho delantero justo debajo de la tapa. Para poderlos coger sin desmontar nada.