sábado, 12 de octubre de 2013

¿Un remolquito?

El remolque es una técnica básica para los kayakistas en la mar. Hay varios categorías, pero simplificando nos referimos básicamente a dos grupos. Remolque largo y remolque de contacto/cortos. No voy a dictar aquí una clase teórica sobre la técnica (para eso están los manuales y los cursos), sino, como en otras entradas del blog, pongo aquí las cuestiones claves, según mi experiencia y "truquis", sobre el tema,  que es lo que humildemente puedo aportar.

Los materiales y procedimientos son diferentes según el tipo, pero como podemos necesitar cualquiera de ellos en nuestras travesías (y travesuras) conviene que tengamos soltura en las maniobras y perfectamente claro que hay que hacer, y que no (hay que entrenarlo, igual que la teniente O´neil armando un subfusil con los ojos vendados.......)

Varias cuestiones fundamentales:
  • El control de la maniobra la debe tener en todo momento el remolcador (debe poder mosquetonear, liberar etc...)  
  • El sistema debe estar siembre accesible de manera rápida.
  • El sistema debe poder soltarse igualmente de manera rápida
  • Los mosquetones deben ser manejables con manos mojadas y frío.
  • El conjunto remolcador/remolcado debe ser maniobrable y navegable.
El remolque largo lo usamos en las travesías para mantener la velocidad del grupo, en caso de que algún miembro del mismo tenga dificultades físicas que le impidan un paleo adecuado (lesión, mareo, desequilibrio, cansancio etc...). Es un recurso bastante utilizado, como saben bien los guías. Lo importante:
  • El remolque se hace desde la cintura (algunos prefieren anclarlo al kayak, yo no), hay que olvidarse del arnés en la espalda usado en los chalecos de aguas bravas (son solo para remolques muy cortitos). Estamos hablando de remolques que pueden durar horas.
  • El cinturón debe tener hebilla con bolita de zafado instantáneo
  • No se mosquetonea el asa o T, siempre la línea de vida.
  • La línea de remolque debe tener al menos 10 m.
  • Todo el sistema debe flotar (cabo de polipropileno y flotador para el mosquetón)


Si el remolcado no puede mantenerse solo en el kayak, habrá que remolcar a dos kayaks, el asistido y otro que lo asiste (ninguno de los dos palea). Fundamental: "el mosquetón del cabo se pasa por debajo de la linea de vida del kayak asistente y se mosquetonea la linea de vida del asistido". Esto permite al asistente tener el control de la situación.


El remolque corto, se usa para una intervención rápida, y nos sirven todas las indicaciones anteriores del largo, exceptuando la longitud del cabo que será de unos 3 m. Lo utilizamos para sacar a algún compañero de una situación complicada (normalmente ya está nadando) entre rocas con olas rompientes y esas cosas....


El remolque de contacto, si es totalmente diferente, y se utiliza para remolcar a un compañero que no puede palear si estamos nosotros dos solos. Utilizamos un sistema de cinta/cabo unido por dos mosquetones, que nos sirve para unir los dos kayaks entre sí (mosquetoneando las líneas de vida), la proa del kayak asistido debe quedar un poco por delante de nuestra bañera (para que nos permita palear), el kayakista asistido va apoyado sobre nuestra cubierta trasera. La medida del "contact tow" será aquella que permita unir la linea de vida de nuestro kayak del lado donde se sitúa el asistido, con la linea de vida de su kayak, en este caso la contraria a  nuestro lado.

  
En el mercado hay multitud de modelos, aparte de los inventos de cada cual, que también hay bastantes. Lo importante es que funcionen. En mi experiencia, he acabado por usar el sistema más simple, al que le pido dos cosas: fácil de volver a meter en la bolsa rápidamente y que no moleste al palear. El cabo de remolque para lanzar, muy usado en aguas bravas, lo es menos en la mar, aunque también tiene su utilidad (si no queremos meternos por nuestro colega allí donde volcó entre las rocas y las olas de antes...) .

 
Moraleja, en cualquier grupo de travesía debe haber uno o dos cabos de remolque (tow line) "siempre".