jueves, 28 de noviembre de 2013

Obtención de un rumbo

En el kayak, usamos habitualmente el compas de cubierta para seguir un rumbo conocido.
Además de este instrumento debemos igualmente estar familiarizados con la brujula de trabajo (base transparente), pues la usaremos sobre la carta. Además es el útil fundamental para orientarnos "en general". Si sabemos donde estamos, y el punto en la carta o mapa donde queremos ir, es fácil mecanizar la obtención del rumbo, a la vez que orientamos sobre la marcha la carta/mapa.
Como hacerlo en cinco simples y rápidos pasos:
1. Colocar la brújula sobre el mapa de forma que el borde largo de la base transparente una el punto de salida con el destino deseado. Asegurarse de que la flecha de dirección roja impresa sobre la base transparente señala del punto de salida al de destino, y no al contrario.

2. Sujetar la base de la brújula con firmeza para que permanezca fija. Girar el limbo de la brújula hasta que las líneas norte-sur de la parte inferior del limbo estén paralelas a las líneas norte-sur del mapa y que la marca «N» (2 líneas paralelas fosforescentes situadas en la parte inferior del limbo) señale al norte del mapa.





3. Coger la brújula con la mano y colócala justo delante de nosotros. Asegurándonos de que la base está en posición horizontal y que la flecha de dirección señala hacia delante.

4. Girarnos hasta que el extremo rojo de la aguja magnética se alinee con la marca Norte (entre las 2 líneas fosforescentes).

5. La flecha de dirección de la base transparente marca ya el rumbo que debemos seguir, así que solo nos resta ir hacia allí.........