viernes, 21 de febrero de 2014

Evolución de la pala

Como todo en esta vida, el uso de un instrumento lo mejora, así como el desarrollo tecnológico, y las nuevas necesidades, incluso las modas...



Para mí, la pala es pieza clave de nuestro equipo al mismo nivel que el kayak. Sin entrar en los distintos diseños y preferencias, que ya comentamos en la entrada anterior http://josebelloseakayaking.blogspot.com.es/2014/02/europea-versus-wing.html en el kayak de mar, hemos ido asistiendo a una modificación de las preferencias a la vez que ha ido evolucionando la disciplina a nivel deportivo/recreativo.

Los palistas, en el mar tenemos dos estilos de palada, ángulo bajo o ángulo alto, según el ángulo de entrada de la hoja en el agua, que a efectos prácticos se visualiza viendo la altura máxima que alcanza nuestra mano en el ciclo de la palada. Es habitual que los kayakistas que utilicen pala wing tengan ángulo alto y los amantes de las groe bajo, por el propio funcionamiento del utensilio. Las palas europeas pueden usarse con ambos ángulos, si bien para optimizar el rendimiento de la fase acuática las de ángulo bajo tienen hoja más alargada y estrecha que las de ángulo alto para la misma superficie de hoja, que en este caso es más corta y ancha. Por la misma razón los palistas de ángulo bajo utilizan palas más largas, ya que entran en el agua un poco más lejos. La manga del kayak también influye, a cascos más mangudos palas más largas, y viceversa, por razones evidentes.


Todo esto es la teoría, que en líneas generales se cumple. Pero poco a poco vamos evolucionando, de manera que rentabilicemos más la pala, según las condiciones de la mar, o nuestro rumbo en relación a las olas. Esto es posible de dos maneras, teniendo más de una pala, como hacen los amantes de las palas esquimales (estas no han evolucionado), que cuando la cosa se pone chunga cogen la “groe de tormenta” que habitualmente va bien trincada con las gomas de cubierta. Esta pala es mucho más corta que la normal básicamente por la disminución drástica de la pértiga, que obliga a utilizar técnica específica (palada deslizante) y que nos garantiza muy baja resistencia al viento fuerte, y una más segura transición y apoyos. 

 

 

En las europeas y wing, el desarrollo del material ya permite que además de ser desmontables en dos o más piezas se pueda modificar el ángulo entre las palas y la longitud de la pértiga.  Esto además se puede hacer durante la navegación, por lo que los/as más puntillosos pueden afinar bien. La regla es fácil, cuanto más lisa esté la mar http://josebelloseakayaking.blogspot.com.es/2014/02/normal-0-21-false-false-false-es-x-none.html pala más larga, y al contrario. En relación al ángulo de las hojas, también depende lo que hagas, cuantas más ganas de jugar tengas menos ángulo, (funcionan mejor los apoyos), y al contrario. También podemos variar el ángulo se vamos upwind (contra el viento) o downwind (a favor, bajando la ola). 

 

 

También esto es teoría, lo cierto es que cada vez veo las palas más cortas y con menos ángulo (en general).