lunes, 12 de mayo de 2014

Señalar nuestra posición



En alguna ocasión podemos vernos en la necesidad de indicar nuestra posición. En la eventualidad de que solicitemos un rescate, este dato es fundamental.

 

Si llevamos un GPS con nosotros, la cosa es simple, damos por radio o teléfono nuestra posición exacta.

 

Si no llevamos GPS, pero llevamos compás de cubierta o brújula (que va siempre en el bolsillo del chaleco), lo habitual es:

 

  1. Marcar un punto reconocible para nosotros (en el caso del ejemplo el faro de Trafalgar) e indicar los grados al que lo vemos desde nuestra posición, es decir tomamos una marcación. En el caso del ejemplo lo vemos a 330º.

  1. Dar una distancia estimada hasta el punto marcado, por ejemplo tres millas (NM).

 

Si el helicóptero viene por nosotros, lo único que tiene que hacer es ir al punto marcado (Faro de Trafalgar) y tomar el rumbo inverso a la marcación dada (restando 180º) en el caso del ejemplo, vendrá hacia nosotros a 150º hasta encontrarnos.

 

Si desde nuestra localización en la mar podemos identificar un segundo punto (en el ejemplo el faro de Punta Camarinal), le daremos también la marcación al segundo, en este caso 60º. De esta manera ofrecemos una posición exacta (punto donde se cruzan ambas líneas).