miércoles, 14 de marzo de 2018

Carabelas portuguesas!

No es normal encontrarlas por aquí, son frecuentes en los océanos Indico, Pacífico, y en las zonas cálidas del Atlántico. En situaciones como la que estamos viviendo, de fuertes vientos mantenidos, pueden llegar a nuestra costa atlántica.
 

No es una medusa sino una colonia de seres vivos que viven en simbiosis, su nombre científico es la Physalia physalis. Del grupo de hidroides que lo componen, interesa saber que los dactilozoides, que conforman los tentáculos, con longitudes a veces de decenas de metros tienen cientos de miles de nematocistos, que albergan una decena de tipos de venenos. Es con estos venenos como atacan a sus presas, pues son seres carnívoros (normalmente pequeños peces).  En el ser humano, el veneno de la carabela portuguesa tiene consecuencias neurotóxicas, citotóxicas y cardiotóxicas, produciendo un dolor muy intenso, así que hay que tener cuidado. Son peligrosas incluso fuera del agua.
 

Si hay contacto con ellas lo mejor es acudir a un servicio sanitario, para tratar los síntomas. Como actuaciones de primera instancia:
  • Aplicar agua salada en la zona afectada.
  • Aumentar la temperatura de la zona posteriormente con agua caliente, durante unos 15´.
  • Si hay afectación ocular, lavar durante bastante tiempo a chorro. 

Foto: Wili Hopupu