lunes, 9 de diciembre de 2013

Aizkorri


No todo va a ser mar y kayak. De hecho, no conozco a ningun kayakista de verdad, que no le guste el monte. Este fin de semana hemos ido a "patear" por la sierra de Aizkorri, un macizo montañoso de gran atractivo en Gipuzkoa, que alberga las cumbres más elevadas de la divisoria de aguas cántabro-mediterránea.


Hermosos  halledos, y robledales en los franjas más bajas, y una interesante flora de montaña en los cresteríos calizos y áreas de lapiaz.

Destaca la presencia de numerosas especies de rapaces , desde el halcón peregrino al buitre leonado.

Las campas de la zona alta son aprovechados por el ganado ovino durante los meses  menos fríos.

Además de lo anterior, lo que hace interesante para mi esta sierra es que es el marco donde se desarrolla una carrera de montaña extraordinaria, la Maratón Alpina Zegama-Aizkorri, que tengo puesta en mi calendarios de trailrunning de 2014.

 
Forma parte de los maratones alpinos más prestigiosos y es prueba puntuable para la Copa del Mundo de carreras de montaña Skyrunner World Series. En  el año 2008 fue Campeonato de Europa de carreras de montaña. http://www.zegama-aizkorri.net/web-eu/default.aspx

No subimos desde Zegama, sino que lo hicimos desde la otra vertiente de la serranía, por el monasterio de Arantzazu.

Marchita tranquila para reconocer el entorno y disfrutar de un día espléndido en un paisaje blanco por las recientes nieves. 

El  Aizkorri, no es la cima más alta del macizo, pero si es la mas emblemática.

La masa caliza se extiende de este a oeste y parece formar parte de la línea de los montes del Duranguesado. 

El día es cálido y el reflejo de la nieve crea un ambiente luminoso, al que los cursos de agua  aportan su toque sonoro de paz.        

Como no estamos entrenando, vamos sin prisas, ni tiempos.



En las campas de Urbía, además de una preciosa ermita, encontramos una fonda con un gran salón y varias chimeneas donde a la vuelta tomaríamos un tentempié, un lugar de lo más agradable.

En la zona hay también varios refugios de montaña. Uno cerca de la cueva de San Adrián propiedad de la Federación de Montaña, otro más interesante, libre, en la cima del Aizkorri, con vistas a Zegama.

Las campas, cubiertas por la nieve, se empiezan a empinar y poco a poco cogemos altura, para ir divisando las cadenas de montañas circundantes, también nevadas, hasta bien lejos.

En resumen, un buen chute de naturaleza y disfrute.
Habrá que entrenar a fondo para la carrera porque por lo que se ha podido ver, va a ser una buena paliza.