martes, 23 de octubre de 2018

Cinturon para remolque largo en kayak de mar, en la sencillez está el éxito.

El remolque largo es una técnica habitual en KDM, especialmente para los guías. En la línea minimalista de la que soy partidario, muestro la mejor opción de diseño de esta pieza fundamental del equipo de un guía, desde mi opinión y experiencia.
En mar el remolque largo siempre a la cintura. Si veis a alguien con una bolsa de remolque largo en la anilla de un chaleco arnesado, prevención, esa persona no tiene experiencia en remolque en mar con olas y distancia. Los chalecos arnesados son solo para su uso como remolque corto y durante un momento (que es lo que se hace en el río). Por otro lado, para mi los remolques cortos en mar deben ser de contacto (mucho más versátiles y que te permiten dar apoyo directo al rescatado), el remolque es aquí de barco a barco. Aquí hay más información sobre los remolques (click).
Aunque cada cual tiene sus preferencias en uno u otro modelo comercial, yo me suelo confeccionar el mío tuneando sistemas de aguas bravas, para disponer de un cinto simple y cómodo que permita remolques en condiciones duras y durante mucho tiempo, a la vez que sea un sistema sencillo a la hora de ponerlo en uso.


Como ya hice en su momento una entrada en este blog sobre la confección de este tipo de cinturón no me repito, aquí está el proceso (click).


Estas son las características que debe cumplir:

  • Cinto acolchado y con sistema de liberación rápida (que permita su liberación en tensión)
  • Bolsa cilíndrica para adujar el cabo, con cierre de tanka lo más cercano posible al borde. La bolsa debe ser grande para que la maniobra de guardar el cabo sea rápida. El borde de apertura debe ser lo suficientemente rígido para que se mantenga abierto mientras se introduce el cabo tras su uso. 
  • La bolsa fija al cinturón.
  • El cabo de polipropileno (flotante) con una longitud de 10 m. Conviene rematar los extremos de los nudos, vale el tubo termoretractil.
  • Mosquetón de apertura amplia y resistente a la corrosión con un sistema de cierre de fuerte, sin muelle (nada de mosquetones de plástico). Bollarín que mantenga a flote el extremo del cabo con el mosquetón, y que hace de tope al cabo para que no se salga de la bolsa una vez cerrada.
  • Disipador elástico, no es imprescindible pero hace bastante más cómodo el remolque si las olas son grandes.

 

Los puntos de roce protegidos por macarrón de plástico


 Tow line y contact tow (largo y corto)